Imagen
Pranayama
   
MASAJE TANTRA BARCELONA
Masajes Tántricos
TANTRA
Sexología Tántrica/Taoista
MEDITACIÓN TÁNTRICA
El Mandala
YOGA
Pranayama
MUDRAS
Gemas
MANTRAS
Chakras
LA RUEDA DE LA VIDA
Tema de la semana
Para Meditar...
Enlaces
CURSOS Y TALLERES
Contacta

Visita al Centro Kathmandu
Artículos y opiniones
680 210 596
BARCELONA
Imagen
Con el paso del tiempo y por falta de conciencia sobre la necesidad del respirar correctamente, perdemos la capacidad natural de respirar con la que nacemos, y sólo utilizamos una pequeña parte de nuestro potencial. Esa capacidad la perdemos por varios motivos:

-estrés

-ansiedad

-miedo

-autoexigencia

Una respiración deficiente o superficial también deteriora el organismo. Del mismo modo que nuestro ánimo y nuestros procesos mentales o psicológicos influyen en nuestro modo de respirar, la respiración influye en nuestro modo de estar en el mundo.

La respiración es un puente entre lo físico, lo emocional y lo mental. Cuando se respira de forma profunda y completa, se puede conseguir un estado de gran relajación:

-se elimina la tensión muscular

-se aporta una mayor cantidad de oxígenos a la sangre y a los órganos

-la mente se vuelve más clara y despejada

Los procesos físicos, mentales y emocionales están imbricados con la respiración. Es imposible disociarlos, pero sí es posible aprender a controlar la respiración para controlar nuestra salud.
imagen

Para respirar de modo consciente es necesario entender los procesos fisiológicos de la respiración. Consideraremos los movimientos respiratorios en tres fases:

1) La primera fase consiste en la coordinación entre el diafragma y la musculatura abdominal. Se produce al principio de la inhalación y al final de la exhalación.

-La dilatación de los pulmones permite inspirar aire. Al inhalar la musculatura abdominal se relaja y el abdomen se abomba hacia delante. De esta manera, los órganos de la cavidad abdominal (el hígado, el estómago, los intestinos) ceden volumen al diafragma.

-Al exhalar, se relaja el diafragma, la musculatura abdominal se contrae y la presión de los órganos abdominales sobre el diafragma obliga a expulsar el aire.

2) La segunda fase actúa sobre la caja torácica.

-Al inhalar ésta se ensancha por acción de la musculatura intercostal. Las costillas se levantan y se abren un poco hacia los lados. De esta manera el volumen del tórax aumenta y fuerza la introducción de aire en los pulmones.

-Al exhalar se expulsa el aire viciado. Otros grupos de músculos intercostales, situados en la parte interior de la caja torácica, comprimen las costillas hacia dentro y hacia abajo lo que hace disminuir la capacidad del tórax y por tanto provoca la expulsión del aire.

3) En la tercera y última fase intervienen otros grupos musculares de la cabeza, el cuello y la cintura escapular.

-Al inhalar éstos se contraen y levantan las costillas de la parte superior del tórax, así como el esternón.

-Al exhalar, se relajan y colaboran a la disminución del volumen torácico.

Una buena respiración empieza por el control del diafragma y de los músculos respiratorios para absorber mayor cantidad de aire con menos esfuerzo. Las personas que respiran mal, de una manera incompleta, fuerzan en exceso estos músculos respiratorios superiores. Es como si el aire se quedara a medio camino. En el siguiente capítulo te enseñamos cómo practicar esta respiración lenta y profunda.
imagen
Cómo practicar la respiración larga y profunda

Sigue estas tres fases de respiración durante 1 minuto cada una.

1. Apoya ambas manos sobre el vientre de manera que se rocen las puntas de los dedos. Cierra los ojos y concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo.

Inhala:

-inspira el aire y deja que se hinche el vientre, notarás que las puntas de los dedos tienden a separarse;

-sigue inhalando hasta llenar completamente los pulmones.

Cuando estén llenos, exhala :

-vacía primero la parte superior de los pulmones;

-luego, mediante una contracción lenta del vientre, expulsa el resto del aire.

2. Apoya ahora ambas manos sobre el arco de las costillas.

Inhala:

-llena primero el vientre;

-deja que el aire vaya dilatando las costillas;

-por último, llena a fondo los pulmones.

Cuando estén llenos, exhala :

-vacía primero la parte superior de los pulmones;

-deja que se hundan las costillas poco a poco;

-efectúa, por último la contracción del vientre.

3. Descansa una mano sobre la rodilla y apoya la otra sobre el esternón, a la altura de las clavículas.

Inhala:

-deja que se llene poco a poco el vientre;

-dilata las costillas;

-realiza una ligera elevación del esternón y las clavículas.

Exhala:

-deja que desciendan el esternón y las costillas;

-realiza la contracción de la caja torácica;

-contrae por último el vientre.

Relájate y continúa inhalando y exhalando lentamente durante un par de minutos, prestando atención a las tres fases de la respiración.

Bastan unos minutos para notar los efectos de esta respiración. Practícala varias veces al día para sentirte relajado y centrado en el mundo.
imagen
PRANA: alimento primario, es la energía vital o cósmica que sostiene la vida.

LAS CINCO CAPAS DEL PRANA:
-aire introductorio
-aire descendente
-aire ascendente
-aire compensador
-aire saturador

Al conocimiento y control del prana manifestado en un individuo se le llama pranayama, y nos abre la puerta a poderes casi ilimitados. Siendo pranayama el control del prana, todos los ejercicios que se aconsejan en Hahta Yoga, están encaminados al desarrollo personal armónico. Aquel que posee abundante energía pránica, irradia una vitalidad y fortaleza que pueden sentir todos los que se encuentran a su alrededor. Muchos poderes físicos de los Yoguis han sido adquiridos en la práctica de pranayama.
El yogui realiza una serie de ejercicios por medio de los cuales obtiene el dominio de su cuerpo y lo habilita para enviar a cualquier órgano o parte una corriente de fuerza vital o prana, fortaleciéndolo y vigorizándolo.
Imagen
UDDIYANA BANDHA
El prana es la energía vital que se encuentra en todas la formas de vida desde los minerales al ser humano. El prana se encuentra donde hay vida. El prana no es la conciencia o espíritu, sino simplemente una forma de energía, usada por nuestro ser más profundo en sus manifestaciones materiales. Todo el cuerpo está controlado por la fuerza del prana. Todas la células están controladas por él. El prana sin ser materia se encuentra en ella y es la fuerza que la anima. El prana está en el aire pero no es ninguno de sus componentes químicos.
Es la energía universal que nos envuelve, nos alimenta física, mental y espiritualmente.
Imagen
Inspiración, retención, espiración
Para alcanzar y controlar el prana , el Yogi utiliza varios ejercicios de respiración.
Diversos poderes de los Yoguis avanzados se debe al control de este prana almacenado. La batería más importante de prana es el plexo solar, a la altura del ombligo e incluso el cerebro recibe de aquí para sus funciones.
La persona pura que controla la energía pránica, tiene el poder de situar ésta en cierto estado de vibración que puede ser transmitido a otros, situándolos en un estado similar de vibración.
 
imagen
Kapalabhati
Sentado con la columna recta, relaje abdomen al mismo tiempo que va inhalando
suavemente. Una vez que la base de los pulmones tenga aire, rápidamente realice a
una exhalación, ayudandola con los músculos abdominales y con el diafragma,
permitiendo que el aire salga bruscamente.
Relaje nuevamente el abdomen y realice otra vez movimiento. Repítalo 10 veces y
descanse.
No se aconseja practicar este ejercicio a personas con problemas respiratorios,
circulatorios o nerviosos.
Escríbeme
Para más información: 680210596